Traductor

jueves, 11 de agosto de 2011

Patatas rellenas de karrakelas


            Cuando “planté” éste plato ante unos amiguetes me dijeron: “Oye, tú de qué vas, ¿de Adriá?”. Pues mira, no Adriá es mucho Adriá y yo sólo soy un “salsero” al que le gusta comer bien y le relaja cocinar y aprender un poquito más día a día.

            Aclararos que por estas latitudes llamamos karrakelas a los bígaros o caracoles de mar (Littorina littorea). En Galicia los llaman  minchas o caramuxos.

            El caso es que toda la vida las había comido del mismo modo: cocidas dentro de un cucurucho extrayendo el “bicho” con un alfiler. Son como las pipas: empiezas y no terminas, y si terminas quieres más. El otro día compré 300 gramos (cáscara incluida) y decidí que lo del cucurucho se iba a acabar.

            Tras desempolvar libros y darme un garbeo por la red buscando preparaciones a base de bígaros y salvo escasas excepciones solamente he encontrado el modo de cocerlos (que no tiene mayor misterio pero como es normal hablaremos de ello) y recetas de arroz con bígaros.

            No sé si por nostalgia o por curiosidad me he empeñado en idear recetas que resalten el intenso sabor a mar de este molusco. Estas patatas han sido las primeras, pero nos han gustado tanto que os garantizo que no serán las últimas.




INGREDIENTES (Para 2 pintxos):

- 300 gr. de karrakelas vivas
- 2 dientes de ajo
- 1 patata de 215 gr. (del tamaño de un puño)
- 170 gr. fumet de pescado
- 1 cucharada rasa de harina de trigo
- 1 cucharada de perejil fresco picado
- 1 hoja de laurel
- 1 chorro de vino blanco
- Reducción de vinagre de módena
- Sal, pimienta y aceite de oliva

PREPARACIÓN:

            Ponemos agua a hervir con una hoja de laurel y un buen puñado de sal e introducimos los bígaros. Cuando se recupere el hervor mantenemos un minuto, los escurrimos en un colador y los sumergimos en agua helada. Reservamos.

            Limpiamos las patatas bajo el chorro del grifo frotándolas con un cepillo y las ponemos a cocer con su piel a fuego lento con un poco de sal. Yo las tuve como cosa de una hora pero, repito, a fuego muy lento. De esta manera quedaron cocidas pero firmes y enteras.

            Mientras cuecen las patatas vamos extrayendo los bígaros de sus cáscaras. Ayudándonos de un alfiler vamos sacando los bichos y reservando su carne (aguantando la tentación de zampárnoslos mientras los extraemos, cosa nada fácil). Tienen una especie de “tapita” que desechamos. Es una tarea tediosa, pero el resultado merece la pena.

            Para la salsa pelamos y laminamos los dientes de ajo y los arrimamos al fuego, con un chorro de aceite de oliva. Cuando “bailen” echamos la harina y mantenemos un minuto, removiendo.

            Agregamos el fumet de pescado caliente de golpe. Removemos y añadimos el vino blanco, sal, pimienta y la mitad del perejil. Mantenemos la cocción hasta que el aroma a alcohol del vino desaparezca.

            Rectificamos de sal, echamos el resto del perejil y mantenemos al calor.

            Pelamos la patata cocida y con ayuda de un sacabocados o de una cucharilla la vaciamos. Los restos de patata que sobren del vaciado podemos echarlos a la salsa para aprovecharlos, además ayudarán a que engorde.

            Servimos las mitades de patata cocida de base, las rellenamos con los bígaros, salseamos y adornamos con unas gotas o unos hilos de reducción de vinagre de módena y unas hojas de perejil.

            Y a disfrutar.

SINANIMUS MOLESTANDI:

            Para cocer los bígaros hemos de tener en cuenta dos cosas: La cocción debe de ser muy breve, ya que son muy pequeños y se hacen enseguida. Debemos cortar la cocción inmediatamente sumergiéndolos en agua helada. Si no lo hacemos su propio calor seguiría cocinándolos y se nos pasarían. Lo segundo a considerar es que la sal que añadamos debe emular la salinidad del agua de mar Yo lo hago a ojo y por tanto no sabría daros proporciones, pero si vivís en una ciudad costera acertaréis cociéndolas en agua de mar directamente.

            Si no tenemos en cuenta estos dos sencillos pasos corremos el riesgo de que los bígaros queden correosos y pobres de sabor.

            Para terminar, y como ya he comentado ésta ha sido la primera pero no va a ser la última. Sinanimus molestandi y si la imaginación no me falla vamos a tener bígaros para rato, que para cabezones, servidor. Y tratándose de mesa y mantel, más todavía.


La receta en PDF


48 comentarios:

  1. jamás escuché hablar de las karrakelas, voy a buscar más info porque tienen una pinta estas papas... a propósito, tú de qué vas, ¿de Adriá?, jeje
    ¡saludos!

    ResponderEliminar
  2. la imagen es extraordinaria, y el sabor ya me lo imagino...una maravilla!!!, vaya plato que has preparado!!!, resulta sencillo, pero hay que tener la imaginación para conseguir idearlo y las manos para llevarlo a la práctica de forma tan extraordinaria.....
    Del diente no digo nada, que para eso estamos preparados, je, je...

    ResponderEliminar
  3. yo los llamo Bígaros. vaya ocurrencia!!! Seguro que buenísimo, porque la carne está muy rica. Contigo los vagos tienen una mina!!! Jejeje. muy bien!!! Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Buenisimas y encima le has dado un toke al plato de 10, felicidades por las dos cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues si que son para sorprender estas patatas, no me extraña la opinión de tus amigos.
    Que ricura, en lo que has convertido unas simples patatas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Yo les conozco como bígaros, aunque si me mandas un par de estos lo llamo como quieras y te asciendo de salsero a jefe de cocina. ¡Qué pinta por Dios!

    Saludos. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar
  7. Te quedo un plato genial...un invento estupendo, estas patatas estan diciendo comeme!!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pues que suerte tienen esos comensales que pueden disfrutar de un plato tan rico! y además hecho con cariño y con mucha inquietud.

    Bueno, bueno

    ResponderEliminar
  9. Hola amigo. Primero de todo, darte las gracias por visitar mi blog y hacerte seguidor.
    Me ha encantado esta receta tan original que has preparado, la verdad, es que me parece muy ingeniosa y tiene que estar, de rechupete...
    Desde este momento me quedo como seguidora y voy a dar una vueltecita por tu blog, por que me parece que es muy interesante.
    Un saludo amigo. y hasta la proxima.

    ResponderEliminar
  10. Cuando he visto el título he tenido que entrar, no tenía ni idea de que eran la karrakelas. Ahora si, yo las comía en casa de mi madre en Navidad, pero hace siglos que no las pruebo.

    Me ha llamado la atención lo de las patatas, las dejas mucho tiempo a fuego bajo, verdad?

    Un beso,

    ResponderEliminar
  11. Unas patatas rellenas muy ricas y originales, la presentación muy buena, al igual que su sabor. Gracia por explicar la cocción de los bigaros.
    Un saludo Paco

    ResponderEliminar
  12. no me extraña..menos mal q has dicho lo de los bigaros q no tenia ni idea de esa palabra

    ResponderEliminar
  13. Anche noi di solito le mangiamo con lo spillo lesse.......la tua ricetta è da provare!!!!
    Grazie della visita a presto, baci

    ResponderEliminar
  14. Karrakelas,bígaros,minchas,caramuxos ... te digo una cosa,mientras tú me cuentas como se le llaman yo voy probando a ver que tal están ¿vale? jajajajaja Pues la pinta induce a devorarlos,así que pienso que de sabor tremendos ^__^

    ResponderEliminar
  15. Huy en mi vida había oido el nombre de ese bicho jaja pero de todas formas nunca los he comido aún siendo bigaros...
    Se comen como los caracoles, con música de sorber de fondo jaja

    Besitosss

    ResponderEliminar
  16. que rico :) voy a probarlo a ver que tal..
    Si quieres pásate por mi cocina, Saludos
    http://empezandoenlacocina.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  17. Obrigado pela visita!!!
    Que delícia esta receita!!!

    Bjs...Bom final de semana!!!!

    ResponderEliminar
  18. Xarrax, lamento llegar tarde por poder degustar semejante preciosidad de plato, redeú, tiene que estar +10,........saludos paco

    ResponderEliminar
  19. Divinas estas papas rellenas!. Un par me zampaba yo ahora mismito, para cenar... Me las mandas vía cable???? jejejejeje
    Un besote

    ResponderEliminar
  20. A mi santo (que es el marisqueiro de la casa) le dan mucha pereza los bígaros, pero lo mismo con este plato cambia de opinión... Tiene una pinta muy jugosita. Un besote.

    ResponderEliminar
  21. Buff!! que hambre me acaba de entrar!! jajaja. Me alegra muchísimo que te guste la decoación del bautizo. Me quedo para pillar alguna receta (que la verdad ahora mismo no se cual porque todas tienen una pinta...jejeje). A ver cual no se me resiste! besetes!

    ResponderEliminar
  22. Que paciencia Pi, yo no como bigaros por la lata que dan, eso sí, una pata de esas con todo sin cáscaras si que me comía...

    ResponderEliminar
  23. Gracias por tu visita y por tu comentario.
    Tu blog es muy interesante y bien diseñado.
    Veo que adoras la cocina. Te agrego a mis enlaces.

    ResponderEliminar
  24. Esto debe estar de muerte, desde luego que si que parece plato de famoso cocinero, de todas las estrellas michelin, tenedores o lo que quieras, estupendo!!

    ResponderEliminar
  25. Que ricos los bigaros, solo los he comido cocidos en el puerto de San Sebastian, mi madre nos compraaba un cucurucho y con un alfiler los comiamos, me acuerdo que me encantaban. Hace muchos años.

    Besicos

    ResponderEliminar
  26. Estoy copiando la receta, pues me parece una manera excelente de preparar los caramuxos(en Galicia se llaman así).
    Besos
    Jorge.

    ResponderEliminar
  27. Nunca se me habría ocurrido preparar los caracolillos de esta forma. Te felicito, tanto por la receta como por la paciencia y por no dejarte llevar por la tentación. Yo no sé si habría conseguido que se salvasen media docena...iban a quedar pocos para el relleno, jeje
    Besos.

    ResponderEliminar
  28. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  29. Hola Pi, una receta muy interesante y original, un saludo.
    JUAN

    ResponderEliminar
  30. Pues el invento se ve genial, yo solo he comido los caracoles de mar cocidos, aunque hace muchisimo que no los como, que envidia... pero de la sana, ja,ja.
    Un besote

    ResponderEliminar
  31. Madre mia que receta te has marcado, eres una artista si señor

    ResponderEliminar
  32. Devuelvo cortésmente la visita que Pi ha hecho a mi blog y no me arrepiento ni un bígaro....¡madredelamorhermoso, qué pedazo pincho! estupendo!!!
    Un saludo, os sigo...

    ResponderEliminar
  33. Me ha encantado la receta!!!

    Quiero entregarte un premio el Indalo de plata.Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.

    http://cocina-trini.blogspot.com/2010/11/premio_26.html

    ResponderEliminar
  34. No sabes lo que me ha gutado encontrar una receta con caramujos, bígaros... Me encantan y una de mis ocupaciones favoritas cuando llego a Galicia es recogerlos de las rocas. gracias por la receta.

    ResponderEliminar
  35. que original esta receta a mi marido le encantan los bigaros así tal cual cocidos, pero así con las patatitas y esta salsita pero que buenosssss.
    saludossssssssssssssss

    ResponderEliminar
  36. Acabo de recalar en tu blog desde "A cuinar" y me ha encantado lo que he visto por aquí...esta receta es digna de 3 estrellas Michelín por lo menos...ja ja ja
    Me encanta!!
    La imagen es impresionante y no me cabe duda que su sabor será exquisito.
    Me quedo de seguidora.

    Un saludo desde Cantabria!

    ResponderEliminar
  37. Una delicia de patatas rellenas,muy original y la presentación es excepcional,te felicito por la receta.
    Un besote enorme cielo.

    ResponderEliminar
  38. Pi, que receta tan original has preparado kon las karrakelas. Me encanta. Nosotros tambien las comemos solamente cocidas con sal,y nunca se me habia ocurrdido darle otro uso, pero será cuestion de imaginar un poco. Gracias por la idea.
    Besos

    ResponderEliminar
  39. Maeeeeeeeeeeeeee del amor hermoso wapa que peazo plato te has marcado ,te ha quedado de lujo,no sabia que a los bigaros tambien se les llamase asi.
    Bicos mil.

    ResponderEliminar
  40. ¡Hola

    Esta receta fue de aspecto delicioso. Me gustó mucho.

    Un beso.

    Nita

    ResponderEliminar
  41. Gracias a que disfruten de mi facebook.

    ResponderEliminar
  42. Que receta tan original! A mi los bígaros me gustan moderadamente, pero así disfrazados con esas patatitas seguro que me encantaban!

    Besis

    ResponderEliminar
  43. ¿así que a los bígaros los llamáis Karrakelas? ¡qué gracia!, pues me tomo nota de esta receta, me ha encantado, tiene una pinta deliciosa!

    ResponderEliminar
  44. Acabo de alucinar con tu receta...me encanta!!! Además me encantan los bígaros, que los cojo yo cada vez que me voy a bañar. Gracias por tu visita, y me quedo en tu blog

    ResponderEliminar
  45. hola guapa! te devuelvo la visita y me quedo de seguidora ue veo que tienes cositas muy ricas!
    un saludito y nos leemos!
    http://conaromaacaserito.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  46. Gracias por visitarme, muy gustosamente me he dado una vueltecita por tu blog, que buenas recetas....
    Besitoooos.

    ResponderEliminar
  47. Que si ...que se ve buenisimo ..yo tambien los utilizo de vez en cuando pero cuando son un poco grandes ..que pincho mas bueno ...que no se quejen que es un delicatesen ...bsssaMarimi

    ResponderEliminar